ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

[ Elena Bastibari (In Memoriam) ]

[ Proyecto en torno a la búsqueda de una mujer de la que sólo sabemos que fue quemada en la hoguera por sus coqueteos con un pepino ]

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        


Documentos


Blogalia

Blogalia


Otras Bitácoras sobresalientes:
Biblioteca de Babel
Una cuestión personal
Bitácora de rvr
Memorabilis
Los cien gaiteros del delirio
Cadenas bien formadas
Quotidianum
La katana de Occam
GeneSys Unlimited
el GNUdista
Por La Boca Muere El Pez
..y muchas otras en Blogalia

Inicio > Historias > De Pepinos Y Melones

De Pepinos Y Melones

Recibo un emilio de una buena amiga. No puedo sino transcribirlo tal cual.

Hola Javier,

Como me ocurre igual que a Oscar wilde, que puedo resitirlo casi todo "but temptation", a pesar de estar casi enclaustrada intentando terminar algunas taresas pendientes, no he podido resitir la tentación de navegar hasta blogalia. He leído la historia apócrifa de Elena-no-se-qué y su pepino, y también tus divagaciones sobre la infidelidad y he recordado otra historia en relación a un melón (a uno solo, no, porque fueron muchos).

Hace algún tiempo, una noche de insomnio puse la radio para ver si lograba que me causase el mismo efecto que la TV cuando me siento en la butaca después de cenar. No me dormí, pero me divertí mucho oyendo un programa de esos a los que llama la gente a contar sus problemas. Era una especie de consultorio de sexología y llamó un chico contando el problema que tenía por culpa de los melones. Resulta que el muchacho había estado mucho tiempo sin pareja y para calmar su soledad de vez en cuando apagaba sus excesos de testosterona en ... un melón al cual abría un orificio en la corteza.

Al cabo de un tiempo se enamoró de una chica y llegó un momento en que decidieron conocerse íntimamente. Pues bien, el chico confesaba que cada vez que hacía el amor con su chica se acordaba de los melones. Sentía nostalgia y confesaba que el placer logrado con las cucurbitáceas era inmensamente mayor que el que conseguía con su compañera. Había llamado a la radio porque estaba preocupado; esos pensamientos le hacían sentires en cierto modo infiel. Por otra parte, no se atrevía a contarle a la chica su aventura previas con el melón.

No sé lo que debió de responderle la sexóloga. Las endorfinas liberadas por mis carcajadas solitarias al oír la historia de la infidelidad con un melón surtieron efecto inmediatamente.

Un abrazo,

Mercè

2002-04-09 09:15 | 0 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pepino.blogalia.com//trackbacks/715

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.20.73 (17ee646ead)
Comentario

portada | subir