ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

[ Elena Bastibari (In Memoriam) ]

[ Proyecto en torno a la búsqueda de una mujer de la que sólo sabemos que fue quemada en la hoguera por sus coqueteos con un pepino ]

<Agosto 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
             


Documentos


Blogalia

Blogalia


Otras Bitácoras sobresalientes:
Biblioteca de Babel
Una cuestión personal
Bitácora de rvr
Memorabilis
Los cien gaiteros del delirio
Cadenas bien formadas
Quotidianum
La katana de Occam
GeneSys Unlimited
el GNUdista
Por La Boca Muere El Pez
..y muchas otras en Blogalia

Inicio > Historias > Ese Momento En La Vida

Ese Momento En La Vida

Ante la imposibilidad de encontrar algo en la Red sobre mi idolatrada Elena, creo que tendré que imaginarla poco a poco.

(Por cierto, que he probado a cambiar "Bastibari" por otras posibilidades: Bastinari, Bastivari, Basinari, Bastiari, Bastiani... muchos de ellos parecen apellidos inexistentes para el Oráculo, y los pocos que dan algo, no tienen que ver con pepinos ni con Leonardo. Esa inexistencia tan completa es algo que molesta profundamente: he de reconocer que es la primera vez que me sucede algo así con Google. La Nada)

Hecho el inciso vuelvo a la imaginación. Plausible, interesa. Sabemos que los coqueteos de Elena con un pepino le llevaron a la hoguera. La pregunta es ¿cómo se supo? ¿Cómo llegó tal historia al conocimiento del Santo Oficio?

Escenarios posibles:

Una Elena rijosa que, atacada de alguna locura, decide en pleno mercado introducirse coquetamente un pepino. No parece que esto sea muy lógico. Menos aún con los ropajes de la época.

Una Elena que en la intimidad de su casa juega con el pepino, pero es vista... ¿Un delator en su propia casa? Podría ser un marido abochornado por esa búsqueda solitaria y vegetal del placer, algo indecente para una dama, posiblemente síntoma de endemoniamiento. O podía ser la criada despechada, envidiosa de la vida de su Ama. En cualquier caso, una traición dentro de la propia casa, de la familia o del servicio, implicaría que la Bastibari era envidiada, ¿por qué?

Hay muchas más posibilidades, pero ahora pienso en una Elena Bastibari que cae acusada ante el Santo Oficio por herejía o brujería (ello casi de seguro la describe como una mujer que tuvo que ser inteligente o interesante... un nuevo misterio). Y en el proceso sale a relucir lo del pepino. ¿Lo confesó ella, una fantasía sexual, ante la tortura, por darle al mugriento inquisidor algo con lo que disfrutar -sintiendo ella que ese tipo de historia procaz podría complacer a un ser así? ¿Fue una vecina, un conocido, alguien que quería apoyar la causa contra ella?

Con o sin pepino, está claro que muy probablemente Elena Bastinari tuvo otras cualidades que la hicieron blanco de la envidia de otras personas. Lo bastante como para caer ante un tribunal inquisidor. Si fue una creadora, ¿por qué nos ha sido negado cualquier legado suyo? Coquetear con un pepino la pudo llevar a la muerte, pero ¿a la desaparición completa...?

¡Ay, Leonardo! Cada vez te odio más, por no habernos dado más pistas...

2002-03-13 17:08 | 0 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pepino.blogalia.com//trackbacks/446

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.49.216 (5c56156001)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

portada | subir